Desde su salida al mercado en 2008, el BMW X6 es un modelo que ha funcionado por encima de las expectativas de la marca, vendiéndose 150.000 unidades. En la mitad de su ciclo de vida, recibe algunas actualizaciones, fundamentalmente estéticas y de equipamiento, más el nuevo tope de gama Diesel.
El recién llegado se llama X6 M50d, que entrega 381 brutales caballos con un consumo de tan solo 7,7 l/100 km. El bloque 3.0 L6 de la marca no parece tener límites, y consiguen exprimirle 127 CV/litro con triple turbocompresor. Hablaremos de este modelo más adelante. No tiene cambios tan profundos como el X6 M respecto a otro X6.
En ningún momento se planteó como un 4×4 al uso, y lo cierto es que no lo es. El X6 se define comoSports Activity Coupé. Tiene cuatro plazas (opcionalmente cinco), 570 litros de maletero, una carrocería muy estilizada y probablemente el mejor comportamiento en carretera y prestaciones de todo su segmento.

Cambios estéticos

En el frontal advertimos que las antinieblas van más arriba y más en los laterales, en las tomas de aire, salvo en los X6 M y X6 M50d, que no tienen antinieblas. De serie tiene luces bixenón, pero tiene en opción luces totalmente LED. En el caso del X6 M, las luces LED son de serie. Y ahí se acaban los cambos del X6 M (sin imágenes).
Estas luces tienen las tres funciones: diurna, cruce y carretera, y son adaptativas. Las luces traseras también funcionan a base de LED. También encontramos cambios en la parrilla delantera. Tiene diez colores de pintura, de los cuales solo dos no son metalizados.
Todas las llantas son de 19 pulgadas como mínimo. En el caso del X6 xDrive 50i, tienen un nuevo diseño bicolor con brazos dobles, y también tiene opcionales unas nuevas llantas de 20 pulgadas con brazos en forma de “Y”, también bicolor. Por dentro los cambios son mínimos.

Motorizaciones

Todos los X6 son automáticos y con tracción total. La oferta gasolina sigue siendo de 407 CV(xDrive50i) ó 306 CV (xDrive35i). La versión híbrida del X6 se retiró del catálogo debido a sus bajas ventas, quedaba demasiado cerca en precio del X6 M y no gastaba menos que las versiones diesel.
Con gasóleo tenemos los escalones de 306 CV (xDrive40d) y 245 CV (xDrive30d). Se ofrece como novedad el xDrive30d con reducción catalítica selectiva (SCR), es decir, con inyección de urea, para cumplir la normativa Euro 6 (2014). En las revisiones será necesario echar un aditivo denominado AdBlue, con depósito aparte.
No se nos menciona ninguna reducción de consumo en las motorizaciones mencionadas. Curiosamente, el xDrive40d supera en todos los parámetros objetivos al xDrive35i, siendo ambos 3.0 L6, con sobrealimentación, 306 CV… normalmente a igualdad de arquitectura un diesel no puede con un gasolina. Pero bueno, las excepciones confirman la norma.

BMW X6 M50d

El nuevo tope de gama en diesel se llama X6 M50d, y tiene 381 CV con 0,1 l/100 km más de consumo homologado que el xDrive40d. En la realidad, la diferencia será mayor cuanto más se le pise al más potente. Acelera a 100 km/h en solo 5,3 segundos, es el más rápido del segmento. De 250 km/h no pasa por limitación electrónica.
La relación prestaciones/consumo impresiona. De serie tiene llantas de 20 pulgadas, tomas de aire sobredimensionadas y espejos exteriores diferenciados. Los escapes son de forma trapezoidal, y cuenta con insignias y embellecedores específicos. Por supuesto, tiene un reglaje de chasis, suspensión y dirección hecho a medida.
Cuenta con el sistema Adaptive Drive, suspensión adaptativa, que regula los amortiguadores y las barras estabilizadoras en marcha. Para detener de forma adecuada a esta mole, lleva discos de 385 mm delante y 345 mm detrás. Además, tiene el Dynamic Performance Control (de serie en todos los X6), mejora la velocidad de paso por curva y reduce tanto el subviraje como el sobreviraje.


Pagina: http://www.motorpasion.com/galeria/bmw-x6-m50d/1/